El Espacio Coolook

Tras una primera etapa creando colecciones que permitieron a COOLOOK abrirse paso en el mundo del lujo y la moda, COOLOOK necesitaba un espacio propio en el que poder recrear su verdadera imagen en su totalidad. Su “buque insignia” y primera boutique especializada, está situada en pleno centro de Madrid, en la calle Barquillo, 34.

No se trata sólo de una tienda, es un lugar donde se puede disfrutar de una agradable experiencia, pues en COOLOOK se ha cuidado hasta el último detalle, desde el aroma a higuera que genera sensaciones de mañanas en el campo, a una suave y relajante música de fondo. Pero la verdadera “experiencia” es poder descubrir “in situ”, cómo se han realizado las joyas COOLOOK, pues hay un espacio reservado a explicar todo el proceso de fabricación: desde las piedras tal y como se encuentran en los propios yacimientos, pasando por los dibujos originales y acuarelas, continuando por el proceso de la “cera perdida” con sus moldes originales, hasta el desarrollo de la pieza final que podemos ver expuesta en las vitrinas.

Sus escaparates son en sí mismos una atracción en la calle: Dos enormes urnas de cristal bajo una lluvia de lágrimas de colores turquesas realizadas en vidrio soplado y otros elementos que conviven en armonía de color y materiales con las joyas.

No en vano Mar procede de una familia en la que la artesanía del vidrio ha sido su vida y son propietarios de una fábrica en Mallorca que está a punto de cumplir 300 años de historia. El color turquesa es una de sus principales señas de identidad y es algo que se ve desde que uno inicia el paseo por la calle Barquillo. Tras una gran fachada en este color que atrae la mirada, la amabilidad y la sensación de estar en tu casa es otra de las sensaciones que se perciben cuando se traspasa el umbral de la puerta.

Dentro una distribución especial, con varias zonas de exposición y mezcla de estilos entre el frío del hierro y la calidez de la madera o el lujo del terciopelo; un espejo barroco frente a un marco de estilo claramente industrial. Extremos que se tocan y que convierten el espacio en parte de su propia identidad, porque cada detalle lo ha diseñado Mar.

Se puede elegir entre utilizar una gran mesa central, que es lo que ella llama el Meeting Shop “es que hay grupos de amigas que van juntas de compras y sentadas en divertidos taburetes pueden participar de una animada experiencia de compra discutiendo sobre los diseños o piedras que más les atraen”, o una zona de venta más clásica o personal, pero sobre todo, lo más importante es que cada cliente salga de allí con una sonrisa, sensación de haber pasado un buen rato y posiblemente llevarse una joya especial que le haga sentirse mejor que cuando entró.


HORARIO DE APERTURA

Lun-Vie: 09:00-20:30
Sab: 11:00-14:00 y de 16:30 a 20:30